Si crees que tu mercado actual se ha quedado pequeño para tu negocio, es posible que estés pensando en salir fuera de nuestras fronteras. Una de las opciones más atractivas es el país vecino, por eso, desde ABOGADOS LEDESMA te mostramos los principales trámites legales necesarios para vender en Francia.

¿Por qué vender tus productos en Francia?

Empezaremos por ver algunas buenas razones para vender tus productos en Francia. Ten en cuenta que se trata de la octava economía mundial, por lo tanto, resulta un país muy atractivo para hacer negocios.

Además, al pertenecer a la Unión Europea todos los trámites y documentos para vender en Francia son más sencillos que cuando quieres vender fuera de esta organización.

Sin embargo, no queremos pecar de optimistas y tenemos que decirte que la burocracia para entrar en el mercado francés no es demasiado sencilla. Otra dificultad que puedes encontrar es el idioma y si no hablas francés, tendrás que contratar un traductor.

¿Por dónde empezar para vender en Francia?

Siguiendo la línea de lo que veías en el apartado anterior, lo primero que te recomendamos es que, si no dominas el francés, contrates a una persona que sí lo haga. Será imprescindible para realizar todas las gestiones que conlleva hacer negocios en el país vecino, también para contar con una página web o unas redes sociales en este idioma.

Antes de seguir adelante queremos mostrarte que existen cuatro formas diferentes para vender en Francia. Estas son las opciones que tienes para entrar en el mercado francés:

  • Venta directa. En este caso, tu empresa vende directamente desde España a Francia. Puede utilizarse Internet, vendedores propios o grandes superficies comerciales.
  • Venta indirecta. Con esta opción, se trabaja con un intermediario que revende tus productos al cliente final en Francia, por ejemplo, un distribuidor.
  • Implantación. Tu empresa opta por abrir una sucursal en el país vecino.
  • Acuerdos de cooperación. Esta opción consiste en contar con un socio comercial en Francia, con el que compartir tanto las ganancias como los gastos.

¿Cómo abrir una empresa en Francia?

Es posible que te decantes por abrir una empresa en Francia porque consideres que resulta más ventajoso, aunque no es obligatorio hacerlo así. Estas son tus opciones:

  • Comerciante único. Se trata de una figura parecida a nuestro autónomo.
  • Sociedad de responsabilidad limitada. Es el equivalente a nuestra sociedad limitada, debe contar con entre 2 y 100 socios y no se establece un capital mínimo para formarla.
  • Sociedad anónima simple. En este caso, debes contar con un domicilio social y un capital de al menos 1 euro.
  • Sociedad anónima. Hay que aportar al menos un capital de 37.000 euros y contar con un mínimo de 7 accionistas. Además, es necesario formar tanto un consejo de administración como un consejo de supervisión.

Estas otras opciones también te pueden resultar interesantes:

  • Puede ser la solución que necesitas, ya que existen tratados de doble tributación bastante favorables. Necesitas un domicilio social, inscribirte en el registro mercantil y en la agencia tributaria.
  • La filial actúa como una sociedad que tiene un responsabilidad limitada en Francia. Es necesario contar con un domicilio para la empresa, una cuenta bancaria y un representante de la empresa en Francia.

¿Cómo funciona el IVA en Francia?

Como sabrás, el IVA es un impuesto comunitario y por lo tanto también existe en Francia, aunque se llama TVA, las siglas de Taxe Sur la Valeur Ajoutée. Cuando vendes desde España, se utiliza el IVA Intracomunitario. De esta forma, no es necesario que incluyas el IVA cuando vendes a tus clientes de Francia.

Eso sí, antes de empezar a vender, debes darte de alta dentro del Registro de Operadores Intracomunitarios, ROI. Es cierto que no es obligatorio, pero de lo contrario tus ventas no quedarán exentas del IVA. Si no te das de alta, tendrás que facturar con IVA. Además, no solo tu empresa tiene que estar dada de alta en el ROI, también tu cliente, de lo contrario tendrás que facturar con IVA.

Otro de los impuestos que pagas en nuestro país es el IRPF, pero al ser de la Agencia Tributaria no es necesario que lo pagues cuando hagas negocios fuera de nuestro país.

¿Existe la aduana en Francia?

Una de las dudas más habituales de quienes pretenden vender en Francia es si es necesario pasar las aduanas. En el caso de que tus mercancías tengan un valor inferior a 1.000 euros o un peso que no supere lo 1.000 kilos, solo tendrás que presentar una declaración verbal en la aduana junto con la factura del producto.

Si el valor es superior a los mencionados, tendrás que presentar esta documentación:

  • Declaración sumaria para poder recoger el envío.
  • Declaración de derecho común y la documentación de la mercancía para que se autorice su entrada en Francia.

Si quieres conocer una guía de trámites y documentos de importación más allá de lo que has visto en este artículo, te invitamos a visitar este enlace de la web oficial de la Unión Europea.  Seguro que con lo que ahora ya sabes y la información de esta página, logras realizar todos los trámites legales necesarios para vender en Francia con éxito.

En ABOGADOS LEDESMA somos expertos en realizar este tipo de trámites. Contamos con un equipo de profesionales especializados en legislación francesa para asesorarte en todo el proceso y resolver cualquier duda.